BLUE MONDAY: JODIDO LUNES

 

Hoy el despertador ha sonado distinto. Lo puse en modo «gallo», como todos los días que presupongo que van a ser nefastos. Llevaba varios días escuchando que este veinte de enero era el Blue Monday, como si decirlo en inglés pudiese dulcificarlo. En realidad, el castellano es mucho mejor para estas cosas: «¡El jodido lunes!». No sé, es como si vomitar una palabra con jota te dejara mucho más a gusto.

El caso que el «jodido lunes» empezó como indica su nombre.

Con el primer kikiriki del gallo, Cerezo, mi gato, pegó un brinco en la cama y cayó de pie sobre mi pecho clavándome todas sus garras. Supongo que sería por el susto del ruido, no por afán de caza, porque no ha visto un gallo en toda su vida. Me salvó que fuera invierno, mi pijama de franela me libró de llevar un estupendo «trampantojo» en medio del pecho. Con el ataque de Cerezo me hice una nota mental: «Hay que capar a ese gallo».

Pasado el primer susto me levanté y eché los pies al suelo buscando las zapatillas. Cerezo, como siempre, me las había escondido. De puntillas y a saltitos, (el suelo estaba jodidamente frío), he ido hasta la ventana. Los cristales parecían dos charcos. ¡Que frío debía de hacer fuera! He abierto un poquito, lo justo para ver que había una niebla de cojones. ¡Ale!, ¡pues a disfrazarse de cebolla! Camiseta, camisa, jersey y chaqueta, sin olvidar los calcetines térmicos y el pantalón de pana.

Mientras me duchaba, o me ponía a hervir, porque en una de estas me salen ampollas, me he puesto la radio. Solo se hablaba de que es el «Blue Monday». ¡Como si no me hubiera enterado!

He tenido que apagar la radio porque me estaba poniendo mala. ¡Qué manera de deprimir al personal! Que si la noche era muy larga, que si era el periodo más largo sin vacaciones, que si la cuesta de enero…Y me lo dicen a mí, que aún no me he repuesto de que se acabasen las Navidades y que soy una experta en «Cuestas de Enero». ¡Las subo todos los años! Y eso sí que es un deporte de riesgo, lo demás son mariconadas.

Enfundada en todas mis capas he llegado hasta la parada del autobús. La niebla es tan espesa que parece que esté lloviendo, ojalá fuese lluvia, seguro que me mojaría menos. Me toco el pelo temiendo lo peor. ¡Ale!, ya campa cada uno a su aire. De nada me ha servido pasarme la plancha, ahora parezco el espantapájaros del mago de Oz.

El autobús se para de repente. Con la niebla solo he visto unas luces que podían ser, perfectamente, las de un ovni. Al pagar el billete me quedo paralizada. ¡Menudos ojazos que tiene ese hombre! Se me queda mirando, al darme las vueltas y me sonríe, ¡a mí!, ¡y yo con estos pelos! Me siento detrás de él, sonriendo, sin quitarle ojo. Después de todo no empieza tan mal el día. Quizá, este Blue Monday, se convierta en lo mejor del año.

 

Luisa Ruiz Bueno

 

Entradas creadas 58

4 pensamientos en “BLUE MONDAY: JODIDO LUNES

  1. Ole ole y ole. Me ha encantado, me ha hecho sonreír y lo he disfrutado como una enana (nota: siempre rizos). Un besazo enorme que hoy estoy de descansillo y reposo de guerrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba