ADIOS, MADRINA

Hoy cerraste los ojos,

hoy lo hiciste de nuevo,

como cuando te decían:

«¿Es que tienes mucho sueño?»

 

Aún te escucho diciendo:

«Que no, que no duermo,

que solo cierro los ojos

y así vuelo donde quiero».

 

¡Demasiados años en tu cuerpo,

demasiado peso en tu espalda!,

y ahora, que ya estabas cansada,

quisiste cerrarlos de nuevo.

 

Elegiste quedarte volando

sobre tus años dorados

y sobre las dulces cunas

de esos hijos que te amaron.

 

Volaste esta vez tan lejos

que tu aliento se ha apagado.

¡Era precioso lo que viste,

y muy triste el dejarlo!

 

Y hoy cerraste tus ojos,

hoy volaste de nuevo,

hoy nos miras desde arriba

y nos sonríes desde el cielo.

 

Luisa R. Bueno

 

En recuerdo de Carmen Bueno.

 

Entradas creadas 37

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba